Próxima visita:Antiguo Hospital de la Concepción

 

Ruinas de San Francisco-Litografía de Parcerísa.
    En el siglo XVI se comienza el tercer emplazamiento, en la ciudad, del convento franciscano y su extraordinaria capilla. Lo que aún puede verse, da una idea de lo que debió ser la obra más interesante de Andrés de Vandelvira, considerada justamente como modelo del Renacimiento andaluz. Por desdicha, un movimiento sísmico a principios del XIX, los graves temporales que se sucedieron a continuación, su ocupación por las tropas francesas que lo convirtieron en cuadra y lo saquearon y el abandono posterior, acabaron por arruinar el edificio.
   La escritura fundacional se hizo en 1538 a expensas de D. Diego Valencia de Benavides (hijo segundo de los fundadores del palacio de Jabalquinto) y de su esposa doña Leonor de Guzmán y Mendoza (hija del tercer duque de Medina Sidonia). Sin duda fue una réplica, por partida Doble, de Benavides a lo que el Secretario de Estado, Cobos, estaba haciendo en la Capilla del Salvador de Ubeda y por otra parte, la de un Vandelvira libre, a un Vandelvira atado por un proyecto de Siloee.
   Vandelvira volcó todo su genio constructivo en la cabecera del templo o Capilla Mayor, ya que sólo esta parte y muy poco más alcanzó a ver en vida este extraordinario artista, pues en 1628 aún continuaba labrándose el cuerpo de la iglesia, aunque en un tono muy inferior que nada tiene que ver con la cabecera.
   La fachada principal, trasunto en calidad inferior de los laterales de la capilla mayor, consta de un gran arco flanqueado por dobles pilastras con hornacinas entre ellas. En el centro se abre la puerta de medio punto entre columnas dóricas pareadas de fuste liso y cartelas con inscripciones en las enjutas; sobre el entablamento con friso de triglifos, un altorrelieve muy bien enmarcado, representando la impresión de las llagas de San Francisco, con el querubín crucificado, el fraile compañero de oración y la iglesia de la Porciuncula donde comenzó su vida religiosa; a los lados, los escudos de los fundadores, y en la parte superior un gran medallón con la Virgen. Remataba la fachada un gran frontón con un óculo moldurado en su tímpano, pero hacia 1917 se vino abajo.
   La nave de la iglesia ofrece una bóveda de cañón con lunetos, un coro alto y lisos paramentos. El crucero es de amplias proporciones, de bóveda baída. Durante muchos años ha sido teatro y cuando, finalmente, la D.G. de Bellas Artes termine las obras que esporádicamente realiza en este edificio, existe el proyecto de dedicarlo a Auditorium u otra obra cultural.
   Pero es la Capilla Mayor la obra maestra de este templo. Uno de los hijos de Vandelvira, Alonso, escribió: "...y entiendo es la mejor capilla particular y más bien ordenada y adornada que hay en nuestra España». Hoy no se conserva de ella más que todo el lateral izquierdo y las capillas bajas del altar de fondo, pero es suficiente para calibrar la grandiosidad del conjunto, pese a que le falta más de un tercio de su altura.
   El retablo lateral, de piedra, se halla enmarcado por altísimas columnas corintias (imperfección evidente pero explicable por la solución que daría a la gran bóveda baída de su cubierta) y hornacinas que sólo conservan una imagen; va cerrado por un enorme arco acasetonado en el intradós, que descansa sobre pilastras. En la parte baja, tres nichos entre columnas corintias y, sobre los laterales, más bajos, dos magníficos relieves representando la Adoración de los Reyes y la de los Pastores: encima, un gran escudo en manto con dos soberbios guerreros romanos por tenantes y más arriba una ventana triple. Del paramento del altar mayor sólo queda la parte inferior constituida por tres capillas con bóvedas de casetones estupendamente decorados con cabezas; sobre estas capillas se situaba el altar mayor. Considera con lógica el Sr. Chueca Goitia que la escultura decorativa de esta capilla debió salir de las manos del célebre Esteban Jamete, que por entonces se hallaba trabajando en la Capilla del Salvador de Ubeda.
   Aún permanece buena parte del claustro del convento, de fecha posterior, con arcos de medio punto en la parte baja y ventanas rectangulares, en la superior. 

 

Excmo. Ayuntamiento de Baeza
Pasaje Cardenal Benavides 1
23440 Baeza
Tlfno.: 953 74 01 50