Próxima visita:   Casa de los Vela de Almazán  

 Monumento Nacional. "Las casas de la carcel desta ciudad e casas de Justicia que está todo junto", componen sin duda uno de los edilicios más originales y valiosos del plateresco andaluz en su asimilación de las formas italianas. Resulta curiosa la concepción externa de esta cárcel, alegre, palacial y nada penal. A partir de 1867 se transforma en Palacio Municipal, albergando también los Juzgados y la misma Cárcel. Se viene atribuyendo a Andrés de Vandelvira, pero cada vez estamos más convencidos de su no intervención.
  Fachada del Ayuntamiento.Consta el edificio de dos cuerpos separados por una imposta acanalada, salpicada de trecho en trecho por hojas de acanto. En el primero se abren las dos puertas; la de la izquierda, de acceso a la antigua cárcel, lleva arco de medio punto con lisas dovelas y artística clave y a los lados, dos «vitrubianas» cariátides representando la Caridad y la Justicia, sobre ménsulas acanaladas, y en las enjutas, cartelas con inscripciones latinas alusivas a ambos símbolos. A continuación vienen dosDetalle de la fachada del Ayuntamiento. lindísimas ventanas con decoración plaleresca. La puerta de la derecha, antigua entrada a la Casa de Justicia, lleva columnas platerescas exentas ante pilastras y un arco escarzano con una cartela y la siguiente inscripción: "Esta obra se hizo por mandado de los muy ilustres señores de Baeza, siendo Corregidor de ella el muy ilustre señor D. Juan de Borja, en el año de 1559". Realmente esta fecha crea confusión, pues no responde al planteamiento plateresco de la fachada, que es anterior. El cuerpo superior nos ofrece cuatro balcones (el quinto es producto de una ampliación posterior) ordenados al modo de Serlio, con un arco y dos vanos adintelados sostenidos por frágiles y gráciles columnillas de mármol y, encima, óculos que son verdaderos rosetones; pilastras, frisos y arcos ostentan rica decoración plateresca de cabezas, niños, festones ,medias figuran, etc. En el centro, un hermoso escudo de Felipe II con el águila de San Juan v restos de policromía; a la derecha el del Corregidor y a la izquierda el de la ciudad, distribución heráldica que ya hemos visto como se repite en la ciudad. Corona el edificio una extraordinaria cornisa de grandes ovas, sofitos o tableros con decoración de rosetas, todas diferentes; ménsulas de volutas con figuras de niños, enanos, esfinges, quimeras, águilas, chivos alados, hojas de acanto... En el vestíbulo hay una arquería con los escudos de la ciudad y del linaje de Banavides, cubriéndose el techo con yeserias renacentistas. Es digno de visitarse el salón de sesiones, cubierto por un artesonado renacentista, policromado, de estructura plana y vigas vistas, con preciosos canes. Durante la pasada guerra civil, fue trasladado desde su lugar de origen, el convento de San Antonio, a este Ayuntamiento. La visión de este edificio sería muy familiar para el poeta Antonio Machado, pues vivió enfrente, en la casa de la esquina.  
  
   Y ahora, fuera de itinerario, nos dirigimos a lo que fue enorme Ejido de Baeza. Nuestro ya conocido Xi menez Patón, en 1628, decía de él lo que sigue: "Un exido tiene maravilloso esta Ciudad muy largo y ancho, no ai cosa que pueda competir con él en España sino es el campo de Valladolid, y éste se le aventaja en que tiene en él los Santuarios siguientes". En efecto, había al menos ocho fundaciones religiosas, sin contar San Marcos, en este ejido, pero las leyes desamortizadoras las hicieron desaparecer a casi todas.