Próxima visita:   
Puerta de Jaén y Arco de Villalar 

 

Audiencia civil y Escribanías Públicas.

  La denominación de Casa del Pópulo, como corrientemente se le cita, es debida a una imagen sobre lienzo de la Virgen del Pópulo colocada sobre el balconcillo del extremo derecho de la fachada. Ante esta imagen, ya desaparecida, se postraban los guerreros baezanos en sus salidas contra los musulmanes.
     En el año 1511 obtenía licencia el Concejo para hacer su Casa de Audiencia por «encima del pilar e fuente de la dicha ciudad», que es la Fuente de los Leones. Las obras se demoraron sin duda, pues la factura de la fachada creemos corresponde a los años 1535- 1540.
  

 

Audiencia Civil.  En 1558, "habiendo hecho la ciudad una capilla y altar en las Casas de su Audiencia», pedía permiso para hacer una tienda en la parte que hay debajo de la dicha capilla y con lo que rentase dedicarlo a su sostenimiento y a pagar al capellán que decía la misa cada día en ella. Esto viene en apoyo de la antiquísima tradición de que en la Puerta de Jaén se dijo la primera misa después de la conquista de Baeza por Fernando III. La Audiencia se hizo rompiendo el muro inmediato a dicha puerta, pero con la servidumbre de mantener en su fábrica la capilla y altar para perpetuar la tradición.

 

   Este bello edificio plateresco consta de dos pisos. En el inferior, seis huecos adintelados entre columnas adosadas que sostienen un entablamento corrido con siete leones echados; sobre las claves de los dinteles, seis escuditos de la ciudad. En 1584 consta que estas seis puertas correspondían a otras tantas Escribanías Públicas, lo que hizo que también se llamase esta plaza durante algún tiempo, de los Escribanos. El piso superior, el ocupado por la Audiencia y cuyo único acceso era por una puerta trasera, ostenta 1indas ventanas con columnas abalaustradas en las jambas, frisos y - pequeños y agudos frontones con interesante decoración; en el centro, el escudo imperial y a sus lados, el del Corregidor Guevara y el de Baeza. Bajo las ventanas, cinco clásicos medallones con las leyendas MARCO MARCELO, MEDEA, MUSCIO ESCEVOLA y OTAVIANO, careciendo el quinto de leyenda. Remata el edificio una cornisa decorada con billetes, rosetas, canecillos y tres gárgolas. La ventana del extremo derecho carece de todo adorno y tal vez nunca lo tuvo, pues en realidad es una puerta que da acceso al balconcillo, ya mencionado, y que hasta fecha muy reciente estuvo cubierto por un tejadillo. Este balconcillo está formado por una repisa sobre un arco de sustentación de fina decoración, Que se apoya en su extremo derecho contra la Puerta de Jaén. En la reparación llevada a cabo, se ha suprimido el feo tambor que ocultaba repisa y arco. En el interior, el piso bajo se cubre con una techumbre plana y el superior con un sencillo artesonado de madera. Hoy es sede de la Oficina de Turismo.