Próxima visita:   
Audiencia Civil 



 

Este notable edificio público fue reconstruido por la antigua Dirección General de Arquitectura bajo la dirección del Arquitecto Pons Sorolla, hace unos dieciocho años. Tres observaciones previas hemos de hacer: en primer lugar, desde su anterior emplazamiento (pasada la Puerta de Jaén unos 30 m. a la izquierda) ha venido a ennoblecer el lateral izquierdo de esta plaza; la segunda es, que por no admitir el espacio disponible el desarrollo total del edificio, fue preciso «doblar» sus extremos que han pasado a laterales y, finalmente, entre el alero y los pilares se han colocado unas zapatas de madera que antes no existían. Por lo demás, la reconstrucción ha sido realmente concienzuda.
   En el año 1545 la Carnicería de Baeza «por ser muy antigua se había caído». En 1547 la ciudad se dirige al Emperador solicitando recursos para continuar el nuevo edificio que estaba haciendo «muy útil y provechoso... del cual estaba hecho muy grand parte».
   Esta Carnicería concebida con indudable nobleza pese a su destino, netamente utilitario, que ha venido cumpliendo hasta la víspera de su traslado, es uno de los ejemplares más interesantes del siglo XVI.
   Plaza del Pópulo.
  Consta de dos cuerpos bien labrados. En el primero se abre su sencilla puerta adintelada y tres ventanas con salientes rejas; a la derecha, el escudo del Corregidor y a la izquierda el de la ciudad. Encima una imposta de rosetas entre dos molduras. Que no corresponde exactamente a la división de pisos, pues queda más baja; sobre la imposta, una sucesión de mirillas de ventilación del piso bajo con relieves de balaustrillos. El segundo cuerpo forma un mirador con pilares cuadrados, interrumpido en el centro por un monumental escudo imperial; tal vez un secadero de pieles. En la parte posterior del mirador, que en el anterior emplazamiento daba al nivel de una calle, la de las Atarazanas, existían seis tajones donde se vendía la carne al público. Las reses se sacrificaban en la planta baja, cuya techumbre está sostenida en el centro por seis columnas (antes ocho) con los típicos capiteles de bolas que tanto abundan en la comarca.