Web promocionada por el Hotel de Baeza, HOSPEDERÍA FUENTENUEVA 

Hotel Baeza

Historia
Monumentos
Patrimonio de la Humanidad

Actos representativos
Cofradías y hermandades

La  visita y estancia en la ciudad de Baeza permite comprender la importancia de su papel en la historia, que se hace  patente a través de la  magnífica colección de  monumentos , de muy diversas Épocas y estilos,  que constituye  su rico y variado legado histórico-artístico.

En la ciudad de Baeza, el arte y lo artístico se conjugan en un armonioso conjunto, dejan de ser meros conceptos para traducirse en piedra, añadiendo a su valor funcional el estético, el de la belleza, el de la historia, y así, el arte se manifiesta con toda su fuerza, no solo arquitectónica como expresión mas externa, sino que esa misma fuerza radica y subyace de manera intrínseca en su talante, configurado con el paso de los siglos, de generaciones. Sin embargo, en Baeza no todo se reduce a la memoria, sigue siendo una ciudad viva que apuesta por el futuro y es consciente de la importancia de su Patrimonio.

En Baeza predominan  sobre todo edificios y construcciones del siglo XVI, en que alcanzó su máximo esplendor. Ese periodo  Renacentista ha llegado a ensombrecer, en cierta medida, destacables huellas de otras épocas que por sí solas constituyen un notable legado.  Existe  gran calidad en sus  portadas de piedra, sencillas o pretenciosas; muchas con los escudos heráldicos de otros tantos sencillos hidalgos; algunas, con la ballesta y la Cruz de Santiago de su célebre Compañia de Ballesteros; las más, con una cruz en su dintel, denotando su calidad eclesial, o bien como heráldica de su devoción, o bien como adhesión a su nueva religión de los judíos conversos.

El visitante puede  observar como,  con alto sentido de capitalidad, construyó sus edificios públicos y administrativos con una dignidad sorprendente,.  puede recorrer el entramado urbano y monumental, que encierra el significado histórico de la urbe y a la vez pasear, no ya solo por sus calles y plazas donde se puede gozar del lujo del silencio y trasladarse a otras épocas, sino por la zona periurbana del Paseo de las Murallas o de Antonio Machado,  conocer los restos arqueológicos allí descubiertos y contemplar el valle del Guadalquivir y  los campos de  Baeza a los que canto el universal poeta del 98 , que encontré en ellos el consuelo durante su estancia de 1912 a 1919.